Exposiciones actuales/Exposiciones por Madrid

5 motivos por los que ver “Fluctuaciones” de Canogar en la sala Alcalá 31

 

 

Hace unas semanas fuimos a la exposición “Fluctuaciones” de Daniel Canogar en la Sala de Arte de la Comunidad de Madrid Alcalá 31. Sabíamos que sería una visita muy especial, pero lo que allí pudimos ver sobrepasó las expectativas. Comisariada por Sabine Himmelsbach (directora de la House of Electronic Arts Basel, una lugar creativo y crítico dedicado principalmente a la cultura digital y las nuevas formas artísticas en la era de la información), y en colaboración con la Universidad de Navarra, la muestra presenta diversos trabajos del artista madrileño. Su propuesta es totalmente actual ya que el objeto principal es la tecnología, los datos que circulan de manera infinita en la red y la interconexión global. Se podría decir que la muestra ahonda y visibiliza el flujo constante de la tecnología, tanto en su parte material como inmaterial y su relación con nosotros. Es una exposición con una inmediata relación con nuestra realidad, a continuación veréis porqué. En este post os comentaremos de manera breve y directa algunas pinceladas de lo que se puede ver en “Fluctuaciones”, ya sea para que sepáis que podréis encontrar, animaros a ir, y, si ya habéis ido, que nos dejéis vuestra opinión en los comentarios. Sin más, ahí van nuestros puntos:

IMG_20171214_181827.jpg

  1. Daniel Canogar. Conocer el trabajo de un artista contemporáneo que reflexiona sobre nuestra más inmediata realidad es bastante enriquecedor, y el trabajo que viene realizando en este sentido Daniel Canogar (Madrid, 1964) es en sí uno de los primeros motivos para ver la exposición. Canogar es una artista visual que trabaja fundamentalmente con medios audiovisuales, creando instalaciones, que en algunos casos son de grandísimo tamaño como ya lo hizo en otros lugares con proyectos como Tendril, Travesía o Storming Times Square. Los materiales con lo que trabaja son objetos cotidianos para algunos proyectos, junto con leds, pantallas, proyectores, y, aquí viene lo interesante, incluso ingeniería informática. De ahí que sea tan actual. El artista ya había explorado varias de los senderos de los que parten la muestra de Alcalá 31, podríamos recordar Ingrávidos (Espacio Fundación Telefónica, 2003), en el que reflexionaba el auge de las nuevas tecnologías y particularmente la fascinación, en este caso, por los astronautas. Así, su intención fue buscar en la tierra ejemplos de astronautas terrestres: aquellos que se libran de la gravedad sin salir del espacio. Vemos que el autor vinculó la técnica, la ciencia y su repercusión en el ser humano. En la exposición de Fluctuaciones, el autor consigue ir mucho más allá. Para finalizar, y como mero apunte biográfico, señalamos una sospecha que quizá podáis estar teniendo, y sí, Daniel Canogar es hijo de Rafael Canogar, artista representativo del arte abstracto español y fundador del grupo El Paso.

IMG_20171214_184117_2.jpg

  1. Redes y envolventes datos. Uno de los pilares de la exposición es precisamente la tecnología actual, la capacidad de comunicar y la extensión de una red compleja de datos. Los datos nos rodean, invisibles entre nosotros y traducidos a nuestras pantallas del móvil o del ordenador. No conocen fronteras espaciales. Sin embargo Canogar consigue hacer sensible y material aquello inexistente sin usar una pantalla, desvelando lo que hay detrás de esos artefactos y lo que permanece oculto fuera del campo de lo aprehensible. Elimina así el concepto de una pantalla como única forma de hacer visibles estos contenidos. Así por ejemplo, destacamos la pieza de Echo o de Xylen que cambian a medida que información real sobre volcanes o precipitaciones tienen lugar en cualquier lugar del mundo o las fluctuaciones monterías a nivel mundial. Pero no solo queda ahí, sino que a partir de por ejemplo estas piezas, Canogar propone una reflexión aún más profunda sobre los propios datos. En Echo crea una conexión visual a partir de leds con el sistema ecológico, ya que las variaciones lumínicas de estos viene relacionadas con incendios en zonas forestales, lluvias, e índices de contaminación atmosférica a tiempo real en diferentes partes del planeta. En Xylem explora los datos digitales de una mercado financiero globalizado.

IMG_20171214_184603.jpg

  1. Una reflexión sobre un elemento cercano y ya en tránsito a desparecer. Se podría decir que la exposición se articula en torno a una gran instalación llamada Sikka Ingentium (2017) que nos desborda. El objeto principal de esta pieza son los DVD, aquel artefacto brillante y redondeado que almacenaba películas y que fue emblema de vanguardia en nuestros hogares hace unos años. Sin embargo, en la actualidad, es un objeto frágil al que cada vez recurrimos más a él pues la información y lo audiovisual se encuentra en ese lugar sin localización concreta que denominamos la nube. De este modo, se reflexiona sobre los flujos de imágenes de estos DVD y su próxima desaparición.
  1. Lo electrónico, entre la vanguardia y lo obsoleto. Los aparatos electrónicos evolucionan a cada vez un ritmo mayor, son elementos de vanguardia y modernidad, es más, son cada vez una parte más de nosotros mismos y de nuestra memoria. Sin embargo, esconden otra realidad y es su obsolescencia, pues a cada incorporación de nuevos objetos con otras funciones, los anteriores quedan desfasados y obsoletos. Canogar reflexiona sobre esto en su serie Pneuma conformada por múltiples objetos que fueron cercanos pero que quedaron tirados en contenedores o en rastrillos por haberse quedados obsoletos. A través de la instalación se les vuelve a dotar de vida.
  1. Posmodernidad: A medida que fuimos avanzado por la muestra y nos fijábamos en lo cambiante y “fluctuante” que es, ya que muchas de las piezas cambian a cada instante, se nos vino una palabra a la mente: posmodernidad. Es pues, una exposición que fluye continuamente y que ni un instante es la misma, lo que también nos hace pensar en ese río de Heráclito. Ya lo hemos señalado con algunas de sus piezas, sin embargo nos hemos dejado otras en el tintero para que las descubráis vosotros mismos. Es en ese flujo constante, ese continúo devenir, así como sus temáticas, lo que nos hace pensar en ese complejo concepto o forma de designar el tiempo en el que vivimos, o haciendo una guiño a Zygmunt Bauman, fluimos.

IMG_20171214_182302

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s