Exposiciones/Exposiciones actuales/Exposiciones en el mundo/Exposiciones por España/Exposiciones por Madrid

Retratos en la Fundación MAPFRE de Madrid

Hacía tiempo que en Madrid no podíamos ver una exposición fotográfica en donde pasáramos de un autor de principios del siglo XX, a otra artista cuyo talento se acababa de descubrir. Esto es lo que podemos hacer hasta el día 3 de septiembre en la sede madrileña de la Fundación MAPFRE. Hace unas semanas acudimos al pase de prensa y presentación de la exposición sobre Albert Renger-Patzsch, así como la que queremos contaros en este post: Retratos. Colecciones de la Fundación MAPFRE de fotografía.

De la mano del comisario, Carlos Gollonet, pudimos acercarnos a obras hasta ahora en pocas ocasiones expuestas y ningún caso mostradas todas en un mismo espacio y tiempo. Estamos ante fotografías coleccionadas a partir de 2008 por parte de la fundación ya nombrada. En su afán coleccionista, desde 1989 algunos primeros dibujos se fueron incorporando y formaron la colección de arte que la institución cultural ha ido y continúa realizando. En esta ocasión han querido mostrar parte de sus fotografías agrupadas bajo una misma premisa: que todas ellas sean retratos.

Como se apunta en el programa de mano/ guía ilustrada, altamente recomendable, que ha realizado la Fundación MAPFRE, el retrato ha ido sufriendo variaciones con el paso de los años, especialmente en el siglo XX. Desde un principio, el retrato poseía sus antecedentes, de esta manera, no partía ex novo muy al contrario se basaba en sus géneros más cercanos: la pintura y escultura. A pesar de que las primeras composiciones fotográficas tuvieron origen científico y paisajístico, el retrato fue uno de los géneros en la fotografía que se asentó a imitación del resto de artes ya nombradas. De esta forma, uno de los objetivos fundamentales de la exposición y que se encuentra bien resuelto consiste en mostrar la evolución de retrato, desde unas normas establecidas y formadas como copia de la pintura, hasta la disolución de estos cánones.

Para poder mostrar esto se muestran retratos de fotógrafos bien conocidos en el mundillo internacional y nacional. Principalmente, muchos de estos artistas han tenido una clara vocación norteamericana, parte de su obra está allí radicada, aunque también parte de otros artistas europeos se han ido introduciendo como Jitka Hanzlová o de otros continentes. Por solo nombrar algunos de los más representativos encontramos obras de Paul Strand, Walker Evans, Robert Frank, Cristina García Rodero, Alberto García-Alix o Graciela Iturbide. No obstante, una característica fundamental de la colección que la institución alberga es la compra de fotografías que forman series entre sí. Con esto se aseguran que la idea del artista se mantiene en la serie, se puede apreciar su evolución y tiene sentido por sí misma, sin necesidad de dialogar con otros elementos. Por otra parte, como ya sucedió en la exposición sobre Vanessa Winship organizada por esta fundación, también desde esta se encargan obras a los artistas para ser albergados en sus fondos.

Gollonet con el fin de hacer más accesible la exposición y poder visualizarla atendiendo a las influencias de artistas, relaciones personales o inspiraciones, ha dividido la muestra en tres partes atendiendo a lo representado: ciudades, comunidades y artistas y modelos. A través de varias citas y paneles informativos vamos pasando de un espacio a otro sin perder el hilo conductor. Asimismo, a pesar de la división temática el eje que subyace tras estos tres apartados es el cronológico, vamos apreciando el avance de este retrato, objetivo de la exposición y que el visitante aprehende con facilidad.

Ciudades

Resultado de imagen de garry winogrand nueva york 1968 zoo

Garry Winogrand, Central Park Zoo, 1967

Apuntan en la guía ilustrada de la exposición que las ciudades, la calle es presenta como el “espacio en el que se ha desarrollado el teatro de la vida”. Con este comienzo se exponen fotografías donde las protagonistas son las personas capturadas por el “cazador de instantes”, como en el caso de Robert Frank o. No obstante, y uno de los aspectos que más nos llamó la atención, fue la presencia de lo anecdótico en gran parte de estas imágenes, lo espontáneo pero que lleva a la risa, a lo entrañable, sin llegar a terminar de definirse, por nuestra parte, como fotografía artística. Este es el caso más reseñable, aunque también existen otros de Garry Winogrand y sus adultos que pasean por el zoo con monos, como si fueran sus hijos. Sin embargo, en este mismo espacio muestran fotografías que superan esta barrera de lo anecdótico y buscan ese espacio callejero como lugar para encontrar rostros, en muchas ocasiones sin contar con el consentimiento del retratado, como lo hizo Harry Callahan.

photo_2017-07-13_18-25-38.jpg

Harry Callahan

Comunidades

Bajo este título es fácil encontrar o asumir que se da voz más allá del ser individualizado, del retrato individual que se venía recogiendo de la tradición pictórica. De esta manera, en estas imágenes priman otro tipo de sentimientos, de sensaciones que se transmiten con facilidad al visitante como los silencios, aspecto que prima en varias de las fotografías. Por otra parte, mediante estos retratos se atienden a asuntos hasta ahora desatendidos, como son las reivindicaciones sociales o étnicas de ciertos grupos, es decir, el contexto en que fueron sacadas cobra una especial relevancia para su mejor comprensión. A este título no podía faltar la española García Rodero o la mexicana Graciela Iturbide como mejores representantes de este apartado.

photo_2017-07-13_18-31-49

Graciela Iturbide

Artistas y modelos

Resultado de imagen de Richard Learoyd aGNES

Richard Learoyd, Agnes, 2013

En el último espacio de esta muestra, antes de llegar al ascensor que nos dejará ver la otra exposición nombrada antes, se entremezclan artistas, modelos y autorretratos. Si en el momento anterior necesitábamos el contexto para la mejor comprensión del momento social, relacionado con la sociedad, que estaba viviendo el artista, ahora nos adentramos en los interiores. Estos se presentan como espacios propios, siguiendo a Woolf, un espacio que no es público, como la calle, en donde la intimidad sale a la luz. En este sentido, la gran mayoría de retratos guardan una relación entre el fotógrafo y lo retratado, la experiencia, el roce, trato que ya hayan tenido con anterioridad. Así, nuevas emociones priman en las imágenes, ya no solo la soledad o silencios, sino también la memoria o melancolía.

El ejemplo paradigmático en este caso viene de la mano de Richard Learoyd que retoma las técnicas de la fotografía primigenia para obtener resultados como el que os presentamos aquí. Por otra parte, no se puede dejar de nombrar la intimidad de Anna Malagrida o la artista checa Hanzlová con sus retratos que parecen sacados del Renacimiento por la composición, colores y gestos.

Conclusiones

Estamos ante una exposición de obligatoria visita, mediante una selección de 20 artistas que posee la Fundación MAPFRE en sus fondos se muestra un avance del retrato, desde Strand en los años 1910 y su relación directa entre la calle y sus habitantes, hasta la vuelta al pasado mediante técnicas o composiciones que recuerdan a los orígenes pictóricos del retrato. De esta forma, se cierra un círculo planteado de manera cronológica y temática que hace un repaso en pocos pasos de lo que fue y es el retrato.

Anuncios

Un pensamiento en “Retratos en la Fundación MAPFRE de Madrid

  1. Pingback: 11 exposiciones que ver en Madrid este verano 2017 | Practicando Cultura

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s