Libros/Reseñas libros literatura

Elena Garro y sus memorias de España 1937

“En Valencia empezaban a aburrirme los cartelones enormes que ordenaban silencio. O que anunciaban la presencia del enemigo. ¡Eran feísimos! Y además cubrían las fachadas de las casas. La Plaza Castelar estaba cubierta de polvo, los árboles parecían moribundos y la gente, harta. ¿Cuándo se acabará esta maldita guerra?”

 

Introducción

En estos días se comienza a conmemorar por diferentes vías, como conferencias, simposios o cursos de verano, un aniversario que ya lleva camino trazado: los 80 años de la celebración en julio de 1937 del II Congreso  Internacional de Escritores para la Defensa de la Cultura. Este atrajo a un alto número de intelectuales españoles e internacionales que se reunieron en Madrid, Valencia -principalmente- y Barcelona. Entre algunas de las presencias más reconocidas constaron las de María Teresa León, Rafael Alberti, Gerda Taro, Robert Capa, André Malraux, Anna Seghers, Alexis Tolstoi, entre otros. También estuvieron presentes algunas delegaciones de origen norteamericano, europeo y latinoamericano con un número reducido de representantes en este mismo. Dentro de la selección enviada desde la delegación mexicana constó la invitación desde el comité organizador a Octavio Paz, al haber escrito el poema ¡No pasarán! con el que vino su mujer: Elena Garro, protagonista de la historia que comienza a continuación.

Elena Garro (1916-1998) relata en el libro que me propongo reseñar sus vivencias en una España combativa, en guerra, que luchaba contra sí misma. Memorias de España 1937 recogen sus vivencias y paso por ciudades y pueblos españoles, aunque también su vuelta a México en el mismo año y recorrido por otras ciudades europeas y americanas.

Este libro fue escrito en los años 1980 y editado en 1992 por la editorial Siglo XXI en México. El lector ahora mismo podría estarse preguntando, ¿cómo es posible que unas memorias sobre 1937 fueran escritas con tanto tiempo de retraso? Esto solo fue posible gracias a la toma de notas en la época por parte de Garro, así como la conservación de sus textos en España y retoma de estos en su estancia en nuestro país entre 1978 y 79. En el caso español, la editorial Salto de Página en el 2011 publicó este mismo libro con prólogo de la experta Patricia Rosas.

De esta forma, Garro se presenta como una de las voces que nos pueden mostrar ese día a día de la guerra, cómo una extranjera comprendió el conflicto, las ideas imperantes en la época, comportamientos que han variado, entre muchos otros puntos.

Memorias de España (3).jpg

Entre otros, Rafael Alberti, María Luisa Vera, José Chávez Morado, Fernando Gamboa, Elena Garro, Octavio Paz, Susana Gamboa, Silvestre Revueltas etc.

Elena Garro

Elena Garro volvió a las librerías españolas a finales del año 2016 con una polémica bajo el brazo. La editorial Drácena envolvió su libro con una faja que definía a la autora con sus relaciones con los hombres quedándose encuadrada como mujer, amante, musa, pero en escasas ocasiones como autora. El libro con esta faja era la reedición de su obra Reencuentro de personajes. No obstante, el reconocimiento que recibió Elena Garro en vida como autora de renombre llegó de la mano del libro Los recuerdos del porvenir que recibió el Premio Villaurrutia en 1963.

En muchas ocasiones y expertos en esta artista suelen definir su obra definida en dos etapas. Una primera que realiza en su larga estancia en México desde su nacimiento hasta el año 1968. En este año decidió salir por compulsiones políticas del país y autoexiliarse junto a su hija en otras ciudades como Nueva York -que relata en el libro que tenemos entre manos-, Madrid y París.

Si su primera etapa como literata culminaba con la obra que hemos nombrado anteriormente, comenzaba con fuertes influencias surrealistas, estas que fueron llegando en los años 1920 a México y tomando sus propias características. Además, también se suele aludir en estas primeras obras, que principalmente eran teatrales, a la influencia del escritor García Lorca.

Hasta 1963 fue una de las etapas más creativas de la autora al encontrar diferentes títulos que lograron editarse en su época. Desde su autoexilio, y con ello su segunda etapa de creación literaria, su producción disminuyó hasta 1980 cuando encontró diferentes notas tomadas durante los años 30, aunque también durante su estancia en diferentes ciudades como exiliada. Parece que recuperó parte de la inspiración para continuar su obra. Es en estas fechas cuando podemos contextualizar el libro protagonista de este texto.

Resultado de imagen de elena garro

Elena Poniatowska y Elena Garro

Antes de continuar nuetro relato sobre la obra en cuestión y siguiendo como comenzaba este apartado, Elena Garro ha sido escasamente rescatada. Hoy en día es una de las representantes de la prosa escrita por mujeres en México. Algunos otros grandes nombres vienen a la cabeza que cumplan estos mismos requisitos, entre ellas, otra Elena: Poniatowska. La traigo a coalición ya que esta autora también es representante de las letras mexicanas, pero sobre todo porque en el 1992 también publicó un libro sobre la presencia de una mujer en la guerra civil española. Este es el caso de Tinísima donde se trata la estancia de Tina Modotti en este conflicto bélico. De esta forma, estamos ante muchas características comunes: la misma nacionalidad, de orígenes extranjeros ambas, mismo año de publicación y, sobre todo, las protagonistas son mujeres que toman la palabra durante uno de los acontecimientos más dramáticos del siglo XX como fue la Guerra Civil Española.

Las memorias de una mexicana cualquiera

Elena_Garro.jpg

Elena Garro

El título del libro nos esclarece el género ante el que estamos de tipo rememorativo-autobiográfico basado en unos recuerdos, unas memorias que se anotan en un cuaderno, una subjetividad que impregna la obra al partir desde el yo, desde lo que vio, sintió, le emocionó, o lo que no logró superar. Sin embargo, al estar ante unas memorias que fueron escritas con muchos años de posteridad, muchos otros comentarios van impregnando la narración. Así, se crean sensaciones, reflexiones o reencuentros que se habían tenido durante años posteriores, no correspondiéndose todo el relato a 1937.

Uno de los elementos que más llama la atención sobre sus reflexiones en un tiempo posterior queda bien reflejado en los comentarios que realiza sobre el que fue su marido, Octavio Paz. En muchas ocasiones recuerda la forma de actuar de Paz y lo disconforme que ya estaba en esa época y cómo seguía sin estarlo pasados los años. Encontramos una fina capa de inconformismo con muchas actuaciones impregnadas por rebeldía por parte de Garro, como cuando atraviesa todo Madrid para comprar un par de capas a riesgo de que cayeran obuses por el centro de la capital. Así, Garro se reafirma como mujer que quería continuar haciendo lo que quisiera, incluso estando casada a finales del decenio de 1930, donde no gustaba condicionamientos externos que pudieran atarla a hacer lo que ella quisiera. Una rebelde en toda regla.

En el libro se intenta seguir un orden cronológico desde su salida del continente americano a través de Nueva York, hasta su regreso a su tierra. Sin embargo, como había indicado, otros elementos externos se van entrecolando a esas notas primigenias como comentarios, situaciones posteriores con algunos de los protagonistas, juicios de valor, etc. Esto es típico de la tipología de libro memorístico ante el que estamos y que clasificamos como subjetivo.

A otro título, la obra presenta el panorama de España durante la guerra de 1936-1939. Como veíamos en el texto introductorio Valencia necesitaba silencio a la par que escuchaba bombas caer. Los intelectuales presentes en el congreso ya nombrado, que son los protagonistas del relato, se posicionan frente a esta guerra, comentan, viven con miedo, afrontan los acontecimientos y ayudan al estado republicano español en algunas labores o apoyando a soldados en los frentes directamente. Garro, pese a ser en ocasiones la única mujer de la delegación de intelectuales mexicanos -es esta nacionalidad la que en mayor profusión es descrita y relatada- acompaña a estos en todas sus actividades. De esta manera, no solo consta en las memorias sus actividades individuales, sino que gran parte del relato se basa en las idas y venidas a pueblos, frentes de guerra, reuniones con otros mexicanos durante la guerra por parte de la comitiva mexicana.

Pasemos a ver qué actividades llevaron a cabo los protagonistas de la historia.

Elenita en España

Imagen relacionada

Elena Garro y Octavio Paz

Elenita, como la llamó en varias ocasiones Rafael Alberti, nos muestra y deja para el recuerdo sus actividades con otros invitados mexicanos como fueron Carlos Pellicer, Octavio Paz y José Mancisidor, y otros que también se sumaron como Silvestre Revueltas, Juan de la Cabada, Fernando Gamboa, Chávez Morado y María Luisa Vera. Una foto de parte de la delegación mexicana se puede apreciar en el comienzo del libro de la edición de Siglo XXI.

Uno de los asuntos durante cualquier guerra es la falta de alimento y el hambre continuo. A pesar de la posición privilegiada de Elena Garro al ser invitada a un congreso y su estatus económico medio, es una de las quejas que tenía en primera persona, pero que sucedía por los lugares por donde pasaba, esos pueblos en donde no veían casi el pan y que, como relata, los intelectuales y el pueblo compartían lo poco que tenían entren ellos.

Otro de los asuntos que me llamó la atención fueron las emociones de miedo que tuvo al acercarse a los frentes de guerra y tener que pasar allí la noche o en otro relato donde según iba cayendo la noche y el coche se estropeó tuvieron que dispersarse en un campo y pasar la noche en vela, sin saber quién podía pasar por allí, de qué bando eran o si alguien les podía delatar.

También me gustaría remarcar el carácter que toma el libro una vez han salido de la guerra española y viven durante un mes en París junto a otros mexicanos, su relación y presencia en las embajadas -aspecto hoy en día que hemos perdido- al querer encontrar un boleto de vuelta para su compañero Revueltas. Aquí se aprecia la amistad cercana, el día a día de los mexicanos, la presencia continua en la calle, en el espacio público, y las relaciones entre hombres y mujeres en el París de finales de 1930.

A pesar de la gran variedad de temáticas tratadas para aquellos interesados en los últimos días de Machado recomiendo su lectura al ser ella una de las visitantes en su casa, junto a su madre y cómo Garro recoge el mal estado físico de ambos. También para los interesados en el día a día de la guerra destaca cómo Garro, bajo su inocencia, se introdujo de lleno en el contrabando del conflicto, sin saber cómo saldría esa situación y corriendo riesgos que pocos más se atrevieron a hacer.

En estas líneas he querido recoger un pequeño número de los relatos que esta autora nos muestra para acercarnos a una época que nos sigue pareciendo a los más jóvenes un tanto alejada, pero que encontramos gracias a la literatura, entre otros géneros literarios.

Conclusiones

Elena Garro se presenta como una de las lecturas obligatorias para varios tipos de personas: los que conocen cada detalle de la guerra civil o aquellos que son también aficionados a ella, aunque también, los que se quieren aproximar a libros escritos por mujeres, rescatar su prosa, conocer parte de su subjetividad y también para aquellos lectores que se quieran acercar a tiempos pasados a través de los protagonistas de sus propias historias.

Garro toma la palabra en este libro, recoge notas del pasado y las revive con nuevas inclusiones que cree necesarias introducir. La presencia de personas extranjeras durante la guerra fue fundamental como muestra el II Congreso Internacional de Escritores para la Defensa de la Cultura. Estas personas que vinieron de fuera ya fueran intelectuales o soldados defendieron una patria que no era la suya, pero que la sufrieron en sus propias pieles. Hagámosles un homenaje mediante su lectura en estos tiempos que corren.

Esp-15-625x328.jpg

Bibliografía

Lady Rojas-Trempe: “«Memorias de España 1937» de Elena Garro”, AIH. Actas XII, 1995, pp. 257-264.

Luzelena Gutiérrez de Velasco y Gloria Prado G. (eds.): Elena Garro: recuerdo y porvenir de una escritura, Ciudad de México, Fondo Nacional para la Cultura y las Artes, 2006.

Peter G. Earle: “Octavio Paz y Elena Garro: una incompatibilidad creativa”, Revista Iberoamericana, Vol. LXXVI, Núm. 232-233, julio-diciembre 2010, pp. 877-898.

Carmen M. Rivera Villegas: “Otras miradas sobre la Guerra Civil Española: Tina Modotti y Elena Garro”, BHS, 81 (2004), pp. 347-360

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s