Exposiciones/Exposiciones actuales/Exposiciones por España/Exposiciones por Madrid

Paisajes de(candentes) Baltz

¿Qué? Lewis Baltz
¿Cuándo? 09. 02.2017- 04.06.2017
¿Dónde? Sala Fundación MAPFRE Bárbara Braganza
¿Cuánto cuesta? 3€

2€

Gratis (véanse condiciones)

La Fundación MAPFRE Madrid nos trae uno de los fotógrafos norteamericanos menos conocido, al menos en nuestro país, ya que hasta el momento no se había realizado ninguna exposición, de tipo retrospectivo o específico, sobre él.

Con el título de Paisajes de(cadentes) Baltz desde este blog creemos que queda descrito, en escasas palabras, el carácter de esta exposición y su contenido. Principalmente se presentan paisajes, pero no esperéis observar la naturaleza en estado puro, muy al contrario, Baltz lo que intentaba era mostrar la presencia humana en este paisaje, repleto de la acción antrópica y modificación física por su parte. Por esta misma razón y siguiendo el razonamiento visual que realizó Lewis, se ha tomado este título.

En el conjunto de fotografías presentadas, unas 400, se muestra lo que Baltz entendía por belleza, lo que miraba con atractivo y entendía que seguía los conceptos que aplicaba a la fotografía. La exposición recoge de manera retrospectiva un gran número de las series que fue realizando. Se colocan cronológicamente con algunas excepciones al intercalar obras de tiempos más recientes con otras antiguas con el afán comparativo de la evolución del artista como se manifiesta en un hecho muy simple y visual, el cambio del blanco y negro al color según se acercaba el final del siglo XX. Otra de las diferencias a las que prestar atención son los cambios de tamaño de las tomas. Cuanto más grandes, más alejadas de su primera toma se encuentran. Ante este hecho, la Fundación MAPFRE ha seguido esta lógica al dejar los formatos en los que fueron tomadas. Por esta razón, comenzamos con series muy numerosas algunas de ellas están formadas por más de 100 fotografías, y de pequeño formato, para ir progresivamente dejando paso a fotografías donde casi observar cada pequeño detalle dada su tamaño. Terminando de prestar atención a la parte formal de la exposición, un gran número de fotografías son originales y procedentes de diferentes espacios, en especial de Bruselas y Ámsterdam, aunque otras provienen de colecciones particulares. Por último y sin ser olvidado, al final de la muestra se puede apreciar el formato audiovisual creado por el artista sobre territorios en Italia del que hablaremos más adelante. De esta forma, estamos ante una exposición producida por la Fundación MAPFRE y comisariada por Urs Stahel que muestra un mundo decadente, bello a ojos de unos pocos que hicieron remover la conciencia de muchos otros.

lewis-baltz-1232x818_tcm1069-384378.jpg

Lewis Baltz (1945-2014) y su obra

Como apreciamos en el catálogo de la exposición y según se fue planeando la muestra, se pidió consejo y colaboró estrechamente el artista hasta el año de su fallecimiento, aunque sí que aportó cómo se debía plantear y su punto de vista sobre su propia producción. Baltz recibió educación artística en dos instituciones culturales importantes como son el San Francisco Art Institute (1969) y el Claremont Graduate School de California (1972). En el decenio de 1970, presentó algunas de las primeras fotografías y series realizadas, incluso lo hizo antes de su finalización de estudios en California.

Desde estos primeros años sus fotografías han ido siguiendo un hilo conductor que se aprecia de manera explícita en su producción y en la exposición. De esta forma, muchas de las ideas desarrolladas a lo largo de su carrera se corresponden con ideas que estaban en el ambiente de su tiempo. Con esto hacemos referencia a los cambios conceptuales que se desarrollaban en su mente y, a continuación, de manera práctica en sus fotografías. Algunos de los conceptos con los que juega son las ciudades, el poder y su manifestación en diferentes objetos, los medios de comunicación o la hiperrealidad. Muchos de estas ideas comenzaron al principio de su carrera debido a su inclusión y compartir ideales del movimiento New Topographics. Uno de los parámetros de los que partían se basaba en que el paisaje romántico que se había desarrollado en el mundo de la cultura visual, no se correspondía con la realidad, con lo que en verdad se ve. Por eso, tendían a observar lo que verdaderamente había formado el paisaje, prestando atención a sus cambios en esos años y transformaciones por parte del ser humano y presentarlo así, sin modificaciones.

A lo largo de su carrera realizó un gran número de series divididas en dos fases fundamentalmente como se muestra en la Sala Bárbara de Braganza. En la primera de ellas y comenzada con el inicio de su carrera se presentan siete grupos de fotografías. La base de este primer periodo es la decadencia de la arquitectura, los nuevos espacios que antes eran naturales, ahora pertenecen al hombre por su introducción en este mundo. La posesión aparece en forma de objetos, coches, fábricas cúbicas, letreros y neones e, incluso, especulación urbanística. The Prototypes Works es la primera sucesión de fotografías con las que nos topamos. Con base en California escoge escenarios vacíos de personas, colmatados, de mayor o menor medida, de objetos antrópicos y que nos dejan sensaciones de vacío, abandono en plena ciudad y que se acentúa con el tratamiento del blanco y negro.  Junto a la serie The Tract Houses (basada en la muestra de construcciones sin terminar y tema bastante recurrente en su cultura visual), ambas series fueron presentadas en Nueva York en 1975. Sin embargo, no solo fue en California donde descubrió la decadencia de la que hablábamos al principio, sino que también realizó varias series por diferentes estados de su país como Maryland (1976) donde retoma la temática de las casas unifamiliares, recordemos que fueron una de las características de la forma de construcción americana haciendo referencia al american way of life. En esta serie, además, destaca el tratamiento de las sombras y la aplicación de la luz para difuminar algunos rasgos o remarcar otros. Esta primera parte creativa culmina con la serie Park City (1978-1980) donde alterna varios conceptos tales como las construcciones y su paisaje creado por los humanos, a la par que el paisaje anterior, ese natural y en donde constaba una mina de plata. De esta manera, se entremezclan las ideas de escombros naturales con los artificiosos y colocados de forma azarosa en el paisaje.

A partir de finales de 1980 y casi en 1990 los intereses anteriores se mantienen, pero se envuelven de mayor complejidad. Parte de ideas de caos, basura, escombros, como anteriormente o desechos como introducción de la acción antrópica en el medio. Esto es lo que se recoge en las series tituladas Continuous Fire Polar Circle (1986), Near Reno (1986-1987) y Candlestick Point (1987-1989). En esta última, y siguiendo algunas de las tendencias museográficas, se dejan libre algunos espacios en donde se colocarían otras imágenes con el fin de ver que está incompleto, para que el visitante llegue a interpretar qué podría ir, imaginar y añadir y ser parte de la exposición.  Al final de esta fase, que a nuestro entender se podría llamar como de transición, comienzan las primeras obras en color anunciándonos profundos cambios en conceptos, aunque, quizá, también un cambio en la sociedad.

PC61

Es 1989 como se presenta en la muestra la fecha clave ya que aparecen múltiples cambios en la vida de Baltz. Uno de los primeros es el cambio de residencia de Estados Unidos a Europa, más concretamente a Francia, aunque también destacan algunas obras fotográficas en Italia. Además, y como habíamos apuntado al comenzar este texto, Baltz aprecia que vive en una sociedad cambiante, en donde las preocupaciones anteriores han variado, se mantienen, pero surgen muchas otras. Si en esa etapa transicional había profundizado en viejos conceptos, ahora toma y tiene en cuenta las preocupaciones de los cambios. Atiende, pues, al poder que ve que emana del urbanismo y las formas urbanísticas creadas por el ser humano. Así, continua con las temáticas anteriores sobre la construcción, pero lo complejiza al mirar por el poder que emana de ellas. Para poder realizar esto solo quedaba un nuevo cambio que venía anunciándose con anterioridad: el uso del color de manera continua.

Otra de las temáticas y que se manifiesta en Power Trilogy es una de las maneras en que toma forma el poder mediante el control, la vigilancia (ideas muy cercanas a Foucault, ¿verdad?). Esto queda manifiesto en sus fotografías Ronde de Nuit (1992-1995), Docile Bodies y The Politics of Bacteria. Ronde de Nuit (Ronda de noche, como el cuadro de Rembrandt o la actividad para la vigilancia en un espacio cerrado) evoca de manera directa a una comisaría, al control y represión policial al haber sido tomadas en una comisaría y modificadas al introducir nuevos elementos en ellas. El resto de fotografías (Rule without exception, Piazza Pugliese) también traen consigo conceptos aún más complejos tales como la confusión a la que nos someten los medios de comunicación, la pérdida del conocimiento sobre la realidad y la ficción, la hiperrealidad en la que sentía que vivía que se aproxima al problema actual al que también se somete el periodismo sobre las mentiras falsas o la posverdad.

tumblr_ol8axpN3p61qz6f9yo2_1280

Esta nueva visión a color de la realidad viene acompañada por una producción audiovisual denominada Venezia Marghera (2000/2013) que se basaba en una grabación por el recorrido entre Marghera y Venecia prestando atención al paisaje industrial que se estaba formando alrededor de Marghera al ser Venecia una ciudad con tan importante relevancia. De esta forma, culmina su obra con los conceptos con los que había partido, pero problematizados, complejidazos y haciéndolos propios para poder compartirlos.

Conclusiones

Estamos ante una exposición de Lewis Baltz en donde los juegos de luces, sombras en blanco y negro o color son un complemento para comprender su mensaje, sus conceptos repetidos, sus ideas, los problemas que veía afectaban a la sociedad y, en definitiva, fue un hombre de su tiempo. Gracias al panel introductorio en la exposición podemos llegar a prestar atención a sus virajes en el tiempo, a sus múltiples ideas rondando por la cabeza y que nos hará la visita fácil de seguir. A través de paisajes o la denominación que para él es un paisaje nos acerca diferentes ciudades, procesos, pero que guardaban entre todos ellos relación, la decadencia de estos por la acción antrópica. Es justo gracias a estos rasgos que se hacen inconfundibles sus fotografías. No solo esto, sino que, si prestamos atención, solía dejar, en un gran número de sus fotografías, dos franjas en blanco en donde se colaba el resto de la escena, como si pareciera una imagen estilísticamente y siguiendo las normas de la fotografía no perfecta. Esto, a nuestro parecer, es su signo distintivo.  La belleza de Baltz ha inundado la Sala Bárbara de Braganza y se quedará hasta junio. ¿Os han entrado ganas de conocer su mundo? Háznoslo saber a continuación en los comentarios.

el-hedonista-es-lewis-baltz-y-el-paisaje-americano-deshumanizado-04

Fotografías procedentes de internet.

Anuncios

Un pensamiento en “Paisajes de(candentes) Baltz

  1. Pingback: La condición urbana de Gabriele Basilico en Museo ICO | Practicando Cultura

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s