Libros/Reseñas libros literatura

Las pastas de Luisa Carnés

– ¡Mira que no dejarla a una ni trabajar tranquila!

– Bueno: ¿entonces, si vienen a sacarnos [los huelguistas], qué? – pregunta Laurita.

– Pues si vienen tendremos que irnos – opina Matilde.

– ¿Nosotras también?

– Es claro.

Son pocas, y casi contadas con los dedos de las dos manos, las mujeres que han trascendido como escritoras. A principios del siglo XX, encontramos, entre otras, a Luisa Carnés (1905-1964), escritora y periodista recientemente rescatada. La editorial Hoja de Lata en 2016 publicó su novela Tea Rooms. Mujeres Obreras escrita en Madrid entre agosto de 1932 y febrero de 1933. Gracias a la cuidada edición también localizamos al final del libro un epílogo de uno de sus expertos: Antonio Plaza Plaza que, con una nutrida bibliografía, muestra una pequeña biografía sobre Carnés.

La figura de Luisa Carnés es el ejemplo perfecto para comprender la época del decenio de 1930. Mediante su figura conocemos con mayor detalle múltiples elementos, generales o más específicos. A este título responden: la situación de la mujer en el trabajo, o más concretamente, su trabajo en el mundo de la hostelería, el periodo de vacaciones otorgado, la situación, ya anunciamos que precaria, en la que se encontraban las cafeterías o establecimientos madrileños. Por otra parte, los problemas entre las relaciones de los sexos, entre hombres y mujeres, los conflictos y situaciones en las que se veían inmersas las mujeres o problemas reproductivos. Por último, aunque se podría continuar con la lista, la situación sindical, la presencia de las mujeres en este mundo y cómo este mundo se introduce en una de las protagonistas de la novela. 

Resultado de imagen de luisa carnes

Luisa Carnés

Asimismo, y tomando la figura de la autora como botón de muestra, podemos aproximarnos a la visibilidad de las mujeres años antes de la guerra civil, las escritoras y las periodistas e intentar comprender sus temáticas favoritas, además de atender a aquellas que no pertenecieron a la gran edad de plata, pero que estuvieron igualmente presentes en el espacio público. Estamos, pues, ante una autora olvidada, pero con una fuerte producción desde 1928, año en el que publicaron su primer libro, y que nos aproxima, mediante la escritura de sus novelas, a otros mundos, los pasados todavía presentes como apuntamos más adelante.

Tea Rooms. Mujeres obreras relata, desde varios ojos y testimonios, cómo es, o mejor dicho cómo fue, el día a día en una pastelería madrileña. Qué tipo de público recibía, a qué horas venían estos, cómo era la relación entre las trabajadoras con su jefa o entre ellas mismas. Por detrás de estas temáticas surgen muchas otras que Carnés supo remarcar en espacios diferentes como puede ser la calle, ese mundo que está fuera de la cafetería. De esta forma, el local se presenta como un pequeño espacio en donde se reproducen los mismos problemas que fuera de este, pero localizados en personajes y comportamientos concretos. Estos problemas se llevan consigo al bar, por lo que algunos de ellos son resueltos allí, sin embargo, otros necesitan de un espacio social, donde muchos otros tejidos se entremezclan y nuevos personajes pueden aparecer para lograr ser resueltos. La autora, de esta manera, parte de espacios localizados que va ampliando según avanza la lectura, pero todos ellos quedan entrelazados en la mente de la protagonista. 

DSC_0013.JPG

El estilo resulta muy rápido, ágil con la combinación de descripciones y diálogo, donde la trama manifiesta desde el principio una queja que se mantiene gracias al empleo del un lenguaje concreto desde el comienzo. Es justamente con las palabras del campo semántico del mundo obrero cuando apreciamos que estamos ante una época donde los espíritus revolucionarios pululaban deseando encontrar una canalización, donde las expresiones que emplean personajes secundarios resultan elementales para la comprensión de qué nos quería expresar, en último término, Luisa Carnés. De esta forma, desde el primer momento, de hecho, en las primeras líneas del libro, se deja muy claro que es un texto cargado de ideología, que, en ocasiones, parece quedar disipado, pero que se manifiesta de pleno al culmen del libro.

En cuanto a la protagonista, Matilde, es curiosa su presentación en el conjunto del libro. A pesar de comenzar las primeras líneas con su pensamiento, sus cambios, idas y venidas y autoconvencimientos, parece, según se van avanzando las hojas, que este personaje queda diluido. De esta manera, no será hasta el final del libro cuando volvamos a introducirnos en su interior y sus razonamientos, cuando llegue a comprender la situación vivida. Así, los capítulos entre medias muestran esa sucesión de diálogos y descripciones donde no solo vemos a través de los ojos de Matilde, sino también de muchas otras como Laurita o la encargada.

DSC_0016.JPG

Por tanto, estamos frente a una obra reeditada por alguna razón,siempre las hay.  Algunos de los motivos que podemos nombrar son el auge de estudios sobre mujeres que utilizaron su pluma en el siglo pasado y que el público quiere volver a conocer, queremos conocer sobre ellas y entenderlas y asimilarlas como precursoras. A este título no solo responde Carnés, sino muchas otras como Elena Fortún u otras no tanto como Matilde Ras; ambas han sido reeditadas en los últimos meses. Otra de las posibles razones es el fuerte contenido ideológico presente, sobre todo para un público actual donde sentimos que tenemos que volver a encontrarnos, y conocer cuáles son los valores por los que luchamos. Carnés recuerda algunos de los problemas que tenían a principios del XX, pero que se encuentran en la actualidad en (casi) la misma situación. Además, la preocupación por las trabajadoras, el acento al sexo femenino hace aún más contagiosa su lucha.

Os invitamos a tomar unas pastas de té, mientras que en la otra mano se disfruta de la lectura de líneas de 1932. Carnés resulta deliciosa. 

Fotografías: primera- web; resto: Practicando Cultura

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s