Exposiciones/Exposiciones ya finalizadas

7 motivos para conocer algo más de Francis Bacon en el CBA

¿Qué? Francis Bacon. La cuestión del dibujo
¿Cuándo? 13.02.2017 – 21.05.2017
¿Dónde? Sala Goya. Círculo de Bellas Artes
¿Cuánto cuesta? 4€

3€ reducida (ver condiciones)

Francis Bacon (Dublín, 1909 – Madrid, 1992) fue uno de los artistas más polémicos que parchearon la historia del arte del siglo XX. Como apuntó mientras vivía, él no pintaba, sin embargo, hay pruebas fehacientes de que sí lo hizo, y mucho. En el Círculo de Bellas Artes se presenta una muestra de múltiples trazos a lápiz y pinturas de Bacon procedente de los fondos de Cristiano Novatelli Ravarino, periodista y amigo íntimo del artista. El Comisario, Fernando Castro, filósofo y crítico de arte, además de profesor en la Universidad Autónoma de Madrid, seleccionó las piezas que podemos ver en estos días por Madrid que, a su vez, se corresponden a dos palabras: provocativo y transgresor.

  1. FRANCIS BACON. Fue un artista con un lenguaje visual muy potente que se mueve entre lo violento, lo ambiguo, los fantasmagórico hasta, quizá, rozar lo desagradable. A pesar de esto poseyó un magnetismo que le ha granjeado una fama y una gran valoración artística. Su biografía está marcada por cierta violencia y drama en su relación con sus amantes en las que el sufrimiento debió estar garantizado. Su devenir vital es importante para comprender su obra artística pues están íntimamente relacionadas. A esto hay que sumar que no tuvo una educación plástica formal, lo que no le impidió ser ampliamente reconocido en el mundo artístico y su obra muy valorada.thumb_dsc_0707_1024
  2. LOS DIBUJOS. Siguiendo sus palabras dijo que no dibujaba, solo pintaba, es decir, solo empleaba los pinceles en el lienzo. Así, no fue hasta su muerte en 1992 en el que sus dibujos, y no solo dibujos sino también collage, fotografías pintadas, líneas difusas, comenzaron a aparecer y en grandes cantidades ya que Bacon regalaba a sus amigos muchos de esos dibujos. Véanse solo dos ejemplos: a Barry Soule le dio 1200, y a Cristiano Lovatelli Rovarino le dejó unos 600, cuarenta de ellos presentes en la muestra.
  3. ARTE FIGURATIVO. También llamado como Nueva Figuración, fue una tendencia artística que surgió tras la Segunda Guerra Mundial en donde se produjo el retorno a la figura humana, pero mediante elementos distorsionados. De esta manera, el arte de Bacon respondió a esta tendencia como apreciamos en la muestra. Sin embargo, esta es una característica en Bacon más allá de la suscripción al movimiento, forma algo programático en el autor, una seña de identidad propia, ya que quería hacer que sus figuras humanas tuvieran tan solo un rastro del hombre; como Bacon decía: “[q]uisiera que mis pinturas se vieran como si un ser humano hubiera pasado por ellas, como un caracol, dejando un rastro de la presencia humana y un trazo de eventos pasados, como el caracol que deja su baba”*.thumb_dsc_0704_1024
  4. INCLASIFICABLE. Esta es la definición más exacta de las que se pueden dar sobre su arte. Es inclasificable ya que convertía y sintetizaba las tendencias cercanas a su tiempo, como el surrealismo o el expresionismo o, incluso, inspiraciones como Grünewald, Van Gogh, Degas o Goya, en un lenguaje, en la conversión de la pintura -o el dibujo- en una forma de expresión, en un proyecto casi vital, en una búsqueda de volcar la realidad y la violencia de la vida y de su vida.
  5. VIOLENCIA. La fuerza en el trazo, las líneas rápidas y cargadas de pintura nos conducen a imaginarnos un brazo sujetando fuertemente una cera y descargando una torrencial tormenta, aquella que en ese momento anidaba en el interior del artista. La selección de los colores, en algunas ocasiones con fuertes contraste nos llevan a esa idea. Violencia, pero también imágenes algo desagradables y que nos vapulean y podemos apreciar en las paredes de la institución cultural.thumb_dsc_0716_1024
  6. PONTÍFICE. En 1650 Velázquez realizó el famoso cuadro del Papa Inocencio X que descansa, en la actualidad, en la Villa Borghese en Roma. Bacon realizó 40 interpretaciones de este cuadro en lienzo, pero en dibujos un número aún mayor. Estos dibujos bien podrían ser los previos a estos, pero sin duda son un poderoso atractivo a la exposición y una manera de contemplar la capacidad de Bacon para jugar con lo fantasmagórico y realizar lecturas al interior del ser humano a partir y a través de la imagen.thumb_dsc_0720_1024
  7. EL HOMBRE DEL SIGLO XX. Muchas obras parten de su biografía; en sus cuadros están los hombres a los que amó retratados, con los que mantuvo relaciones complejas en las que el alcohol, los suicidios y la ruptura de sus propios cuadros estaban de por medio. También aparecen en ellas las ideas que le obsesionaban, una interpretación propia, una suerte de cosmología en la que la vida era concebida como algo violento y no precisamente bello. Hasta cierto punto nos preguntamos si esa manera de interpretar al ser humano, a veces como algo mórbido, otras veces como algo violento, rápido, es una lectura de la época en la que vivió. Deleuze así lo interpretó en 1984 en el libro Francis Bacon: lógica de la sensación.

En definitiva, la exposición no dejará indiferente a nadie y nos propone un honda reflexión entorno al hombre y una reivindicación del dibujo, del dibujo como obra de arte; el dibujo como obra de Arte de Francis Bacon.

 

Akerman, Mariano, “Bacon: Painter with a Double-Edged Sword”, Blue Chip Magazine, Vol. LXXXVIII, N°8, febrero-marzo 2012, pp.30-31.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s