Libros/Reseñas libros literatura

Mi familia y otros animales de Gerald Durrell

Gerald Durrell fue un prestigioso conservacionista y naturalista, además de, por supuesto, escritor; motivo por el que le tenemos en nuestras líneas. Escribió un total de 25 obras de tono autobiográfico, muchas de ellas tienen como telón de fondo las expediciones que realizó en busca de nuevas especies en su trabajo como zoólogo. Del mismo modo, también realizó varias publicaciones fuera de este registro y más divulgativas como Guía de un naturalista aficionado, junto a otros puramente de ficción, Los Secuestradores de burros.

gd_estate_-_gerry_pigeons_medgg.png

El joven Gerald

Mi familia y otros animales, editado por primera vez en 1955, es la primera parte de la trilogía de la isla de Corfú y bien puede ser una de sus obras más celebradas y reconocidas de este autor. Los propósitos principales que buscó Durrell para este libro, como él mismo cuenta en el prólogo al libro, era hacer una historia natural a la par que nostálgica de la isla en donde pasó cinco años desde el 1935. No obstante, y como él mismo señala, cometió el error de mencionar a su familia en una ocasión en las páginas, lo que produjo que los miembros extravagantes de la estirpe Durrell terminaron por adueñarse de las historia, teniendo más protagonismo de lo que estaba previsto. En definitiva, tanto la familia, como los moradores de la isla, los animales y la flora aparecen juntos y revueltos, en ocasiones se deja entrever con una pátina de nostalgia y melancolía, pero la mayoría con dosis de humor desternillantes.

El tono autobiográfico que emplea Gerald y la fuerza de los personajes hacen que la familia Durrell sea uno de los elementos claves de la obra y sin duda los que, a través de sus situaciones y personalidades, hacen el libro tan cómico. El libro deja adentrarte en ese territorio familiar y acercarte a sus miembros ya que sus personalidades y defectos aparecen descritos con ternura y gran humor. Esto ha atraído tanto a algunos lectores que varios de ellos han caído presas del encanto de esta familia y rastrean los vericuetos posteriores de la trilogía, como la página de Durreliana que se dedica a seguir a los Durrell.

Es importante atender a la procedencia de la familia Durrell para entender este viaje a la isla griega. Los padres de Gerald, Lawrence y Louisa Dixie, fueron descendientes de colonos británicos e irlandeses asentados en la India, y precisamente, de nacimiento en ese lugar. Se dedicaron a recorrer buena parte de la India ya que el trabajo como ingeniero de Lawrence lo requería. Sobre ese mismo suelo nacerían Gerald y sus hermanos. En 1928, falleció Lawrence y Louisa tomó la decisión de partir con su exótica prole a Gran Bretaña, aunque parece que no se adaptaron demasiado bien al clima ni al modo de vivir. A los pocos años se mudaron de nuevo a Corfú, momento en el que empieza el libro, aunque esto, claramente, allí no se cuenta.

5905644.jpg

Gerald, su madre y Lwarence.

Para comprender un poco mejor la composición de tan nombrada familiar
describiremos brevemente a sus personajes principales.Louisa Dixie Durrel, a partir de ahora, la madre, una auténtica apasionada a la jardinería y a la cocina, es la heroína del libro. Sus hijos, comenzando por el mayor Lawrence- que no es otro que el famoso escritor Lawrence Durrell, despuntó con el Cuarteto de Alejandría- , en la época que trata el libro, y que se omite,  ya estaba casado con su primera mujer y precisamente en la estancia en la isla le publicarían el primer libro. El joven Lawrence que aparece es un escritor que valoraba su intelecto y pugnaba por convertirse en literato por encima de todo, que posee una gran tendencia a los comentarios corrosivos e irónicos, sobre todo cuando aparece la madre de por medio ya que sus diálogos son explosivos. El siguiente sería Leslie, obsesionado con los rifles y las pistolas, es decir, la protección en general, y la caza en particular. Margo, la hermana, tenía la misma inclinación a la bondad y la comprensión que su madre, vivió sus primeros amores en la isla algunas veces acompañada por su madre y en otras cosas asumiendo el papel de romántica trágica entregándose a la farsa de la desesperación amorosa. Y en torno a todos ellos, animales, muchos animales como los perros Roger, Dodo, Puke,  Widdle, Gerónimo la salamanquesa, entre otros muchos.  

El carácter emocional, aunque sin caer en el sensibilismo, es evidente, aunque muy cómico. Hay momentos en el que el tratamiento de las escenas se deja entrever unos hilillos de nostalgia de ese momento en el que la familia unida discurre por la isla en una suerte de verano eterno. El libro es escrito muchos años después, el prólogo lo hace el propio Lawrence y en la misma introducción de Gerald cuenta anécdotas de su madre lo que la vinculación familiar de estos miembros es fuerte y lo que vivieron siendo niños y jóvenes les marcó en gran medida, sobre todo la figura materna.

Esta familia de extravagantes no tendría otro lugar para dejar sus aventuras correr que Corfú, ya que “¡-Aquí en Corfú- dijo Teodoro, muy ufano-, todo es posible!”. La Isla griega aparece como contraposición a esa Inglaterra sombría, fría, lluviosa donde el carácter se aletarga. Los Durrell van a Corfú en busca de un buen tiempo pero no solo eso sino que se introduce y hace mella en ellos :

“poco a poco la magia de la isla se nos iba posando suave y adherente como un polen. Cada día tenía tal tranquilidad, tal atemporalidad, que deseábamos que no acabase nunca. Pero la oscura piel de la noche se rasgaba para entregarnos otro día más, polícromo y brillante como una calcomanía y con el mismo matiz de irrealidad” (p.45).

theo1963athenscollecting.jpg

Theodore Stephanide

Si la familia es cómica, los habitantes de la isla aún lo son más. La visión del joven Durrell no es completa ya que solo contaba unos pocos años de edad y, por eso, para la realización de la obra tiempo después empleó algunos de los libros de historia natural y de la isla en sí, como el del doctor Theodore Stephanide. Este fue amigo del joven Gerald quien guió las primeras incursiones del joven naturalista y le regaló numerosas anécdotas cómicas y juegos de palabras. En el libro aparecen las costumbres de los pastores y granjeros, amigos íntimos del joven Gerald, como Yani que mucho sabía de cipreses o Agathi que bien conocía coplillas amorosas como “mentira mentira”. También aparecen costumbres generales de los isleños como la llamarse más de la mitad de los hombres Spiridon en honor al santo patrón de la isla, aunque ninguno tan vital como Spiro, el factótum de la familia. En definitiva, la visión  tierna del autor de los isleños y de la isla en sí se configura como una suerte de lugar mágico que nos recuerda levemente, y aunque muy diferente en grado y en profundidad, a Macondo.

Playa Mytiotissa.jpg

Playa Mytiotissa, en Corfú

La isla está plagada de numerosos habitantes no humanos que los ojos del joven Gerald contempla con predilección de naturalista. El retrato que el autor se confiere así mismo es de un joven apasionado por la naturaleza con reticencia a la educación formal -quizá uno de los subtemas de este libro sea que una educación no formal es más beneficiosa para el conocimiento y la curiosidad del niño- que iba con sus perros en busca de nuevas especies. Aunque se muestra la inocencia del joven Gerald, no cae en retratos sentimentalistas o idealizados de la vida animal; el mundo animal aparece reflejado con sus crudezas y sus ciclos de vida. También sirve para explicar sus primeros pasos de naturalista como algo casi innato en él que después se va modelando por diversas personas y lecturas que le influyen, especialmente el doctor Stephanides. Por otro lado, animales y seres humanos son retratados con similitudes y partiendo del mismo respeto y la misma comicidad y se sitúan, de este modo, en un mismo plano. Quizá esto nos haga pensar en la sensibilidad de Durrell como naturalista y la que fue su labor principal dentro de la zoología, además de los descubrimientos de especies, destaca su visión sobre los zoos como reservas solo ante extrema gravedad por peligro de extinción de una especie y como labor educativa y para crear conciencia social.

Conclusión

3300514594f91a35577e59ccb772577f

Durrel adulto

Con el estallido de la Segunda Guerra Mundial la familia Durrell con inmenso dolor regresan a Inglaterra, aunque esta vuelta a suelo británico es explicada por la necesidad de educación formal de Gerald, para que ingresara en un colegio.  Con el partir de la familia de la isla se termina el primer libro, aunque como es una trilogía, aún quedarían dos más que esperamos ofrecer sus reseñas pronto.  

Concluimos que es un libro autobiográfico, familiar, naturalista y de retratos de gente. Por otro lado, hay muchos elementos de ficción y novelísticos, algo que reconoció el propio Gerald. Nos plantea la posibilidad de unas vacaciones de años y los momentos perdidos de la infancia recuperados y sistematizados a través de la escritura.  Es también un claro homenaje a la familia del autor y todos aquellos seres vivos a los que tuvo un vínculo en el pasado.

Además, Mi Familia y otros animales es un libro ágil, divertido y fresco, que se lee con rapidez.  El ritmo intrépido de algunos momentos desternillantes se realentizan ante las descripciones de la naturaleza y elementos nostálgicos. A veces, nos da la sensación de asistir a la intimidad de una familia extravagante mientras suenan los disparos de Leslie o invaden la casa los animales con los que se surtía Gerald sus apetencias faunísticas; en otras ocasiones, paseamos por olivares plagados de chicharras mientras un joven con su perro van en busca de mígalas.

Recomendamos este libro a todos quienes busquen algo cómico y entretenido. Por otro lado, observamos que, por la ternura y las ideas que tienen para jóvenes con inquietudes por la vida animal pueda gustar de sobremanera.

Hay varias ediciones posibles, la de nuestra lectura ha sido la de Alianza Editorial, 1981 cortesía de la Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid. Hay una reedición en 2010 de la trilogía al completo también de Alianza. Y de la misma editorial, justo el año pasado, se publicó una reedición en conmemoración de los 50 años de la traducción ya que la primera  fue en 1875.  

 

Anuncios

Un pensamiento en “Mi familia y otros animales de Gerald Durrell

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s