Archivos/Miscelánea

Primera aproximación a archivos artísticos: el legado de Miguel Hernández

Dentro del mundo artístico español de principios del siglo XX, y más concretamente del universo literario, Miguel Hernández está clavado en la memoria por diferentes motivos que ensalzaron el valor de su figura: una calidad lírica que despuntó desde en su juventud, su implicación en la guerra civil, su muerte en la cárcel en los primeros años del franquismo y, desde este punto, la reivindicación de su figura el resto del siglo o, incluso, las versiones de su poemario realizadas por Joan Manuel Serrat en 1972. El poeta, en definitiva, es uno de los líricos más relevantes del siglo XX.

Así, en la lucha de mantener viva su figura y producción, desde principios de diciembre de 2016 se puede acceder desde cualquier parte del mundo a su legado gracias, en primer lugar, al horizonte sin límites que es internet y, en segundo lugar, al  Instituto de Estudios Gienenses (IEG), donde se alberga en la actualidad. Con anterioridad, estuvo en el Archivo Municipal de Elche, la Diputación de Jaén (que compró el legado en 2012 a la familia) y el Museo Miguel Hernández/Josefina Manresa que comenzó su andadura en 2015.

miguel-hernandez-junto-mujer-josefina-manresa-tras-contraer-matrimonio-marzo-del-1407236307972.jpg

Matrimonio Hernández-Manresa

El legado del poeta supone poder acceder a más de 6000 documentos y 26000 imágenes del matrimonio. Para los que tenemos inquietudes por la cultura esto implica la apertura de múltiples combinaciones sobre lo que poder leer, comentar, observar e incluso investigar, no solo del artista, sino también de la época en que los objetos se produjeron.

Lo que más destaca del legado es la cantidad de objetos, lo que se puede considerar como cultura material que, en muchas ocasiones, pueden ser tomados y estudiados como fuentes en diferentes disciplinas como la filología, la historia o la historia del arte. Un ejemplo de esto son los objetos, expuestos en el museo y digitalizados como la maleta de madera con la que viajaba en sus pericias el poeta, la lechera que utilizaba para sacar correspondencia de la cárcel o la máquina de escribir cuyas teclas pulsó repetidamente para plasmar sus pensamientos y pasar a limpio sus poemas.

hernandez-478x270.jpg

Ficha alistamiento de la Guerra Civil

A estos objetos cotidianos tenemos que añadir cartas o imágenes en donde lo primero que nos viene a la cabeza es la potencialidad para ser empleadas en estudios, además, claro está, del interés y curiosidad que podríamos tener cualquier persona por Miguel Hernández. Como botón de muestra de las posibilidades que tienen estos documentos como fuentes, hacemos una breve lluvia de ideas de qué preguntas nos podríamos hacer para el examen de las cartas hernandianas en concreto. La correspondencia anterior a la guerra civil y a su encarcelamiento nos mostraría su círculo de sociabilidad, es decir, con qué tipo de personas tuvo mayor trato -entre las que destacó el Nobel de Literatura Vicente Aleixandre-, cómo se dirigía hacia ellas, qué tipo de emociones expresaba en la correspondencia dependiendo del remitente, etc. No obstante, no solo accedemos con ellas al círculo de sociabilidad, sino también a lo que expresaba en sus cartas, en donde nos describe cómo era su día a día, su cotidianidad como  individuo tipo a principios del siglo XX, los hechos que le afectaban, si tenía en cuenta la información de la prensa, y un largo etcétera. Por otra parte, las epístolas nos muestran una de las principales formas de comunicación y acercan a una realidad que hoy en día está cada vez más extinguida, es decir, nos ayuda a comprender en el presente, una práctica que parece estar agotándose, aunque pensamos que, todavía, podemos recuperar el envío de cartas.

carta_1935_agosto_19_santander_de_vicente_aleixandre_a_miguel_hernc3a1ndez_gilabert_-_6.jpg

Carta de Vicente Aleixandre a Miguel Hernández en 1935

Por otro lado, esta cultura material nos deja apreciar rasgos fundamentales en relación a su producción literaria, sobre todo en sus poemas y composiciones. Llama la atención su forma de escritura, si escogió un lápiz como instrumento para anotarlos, lo que se podría asociar a que se trata de un borrador o que no está pasado a limpio-, las tachaduras, cambios de frases, de palabra, de rima, las (auto)correcciones, etc. Es decir, estamos ante una forma diferente y nueva de acercarse a los poemas para comprender la forma de trabajo y su forma de composición.

Gracias a esta digitalización, otros materiales también pueden ser escogidos para observar o estudiar como los folletos de la época, prensa histórica sobre su figura y recogida a posteriori, los libros que constan en el legado que nos revelarían de sus prácticas lectoras -lo que también nos lleva a plantear la formación de su biblioteca y gustos literarios. También, las partituras de música que nos descubren sus inclinaciones musicales, poco estudiadas hasta la actualidad, pero que podrían decirnos más sobre sus gustos artísticos, como si lo que escuchaba se correspondía con los gustos imperantes de su época o, por el contrario a otros, al igual que valorar hasta qué punto la música le le influenció como poeta.

retrato_buero_firma

Miguel Hernández retratado en la cárcel por Buero Vallejo

Con todas las ideas anteriores hemos querido mostrar las posibilidades de estudio que brinda la historia cultural, a qué elementos prestar atención y qué preguntas se pueden llegar a resolver -que son abundantes. Asimismo, queremos reivindicar la utilidad y valía de nuevos documentos que estudiar entendidas como fuentes históricas si se tratan de la manera adecuada. Todo ello ejemplificado con el legado hernandiano de muy reciente disposición pública. Por otro lado, el hecho que sea disponible al total de las personas y digitalizado en su integridad ayuda a plantear las investigaciones para futuros estudios sin necesidad de desplazamiento. Además, estos objetos no son sólo para uso de historiadores o investigadores, sino revierte en el total  de la sociedad ya que su acceso sea público y digital.

Os animamos a entrar y echar un vistazo a los elementos lo que hemos ido nombrando. Sin importar la información previa que tengamos de Miguel Hernández, su legado no deja a nadie indiferente, ya que resulta interesante, fácil y curioso recorrer su vida a través de objetos y comprender la lógica de la España de principios del siglo XX, y acercarse a lo que fue los objetos más inmediatos e íntimos del poeta.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s